Acaba con las estrías con la mezcla del limón, almendra y aceite de coco

Las estrías aparecen cuando hay un estiramiento de la piel, y esta no está suficientemente nutrida, generalmente la piel sufre este traumatismo en la etapa de crecimiento, por cambios bruscos de peso y en el embarazo.

Aunque también le puede salir a los hombres. Generalmente estas aparecen en la espalda, en los glúteos, rodillas, abdomen y hasta en los senos. Por eso muchas personas tienen problemas de autoestima y quieren a toda costa disimularlas.

Hay veces que estas imperfecciones las tratan con láser, pero es algo costoso por lo que no todo el mundo puede pagarlo. Pero existen alternativas naturales que pueden ayudarte a disimularlas.

Hoy te enseñaremos a preparar un tratamiento para la piel que te ayudara a eliminar gradualmente las estrías, pero las blancas, ya que las moradas son muy difíciles de tratar, esas se pueden disimular.

Remedio casero para combatir las estrías

Los aceites esenciales, son ideales para nutrir la piel y combinado con otros ingredientes puede ser muy potente para tratar las imperfecciones, sobre todo las manchas y las estrías en cualquier parte del cuerpo.

Los aceites que son mejores para este problema cutáneo, son el de coco y almendras dulces. Además, el azúcar actúa como exfoliante que arrasa con las células muertas y el limón actúa como aclarante por lo que la piel quedara hermosa en el área que la apliques.

No esperes más y ve como lo debes preparar para olvidarte de una vez por todas de las estrías.

Ingredientes:

un limón

dos cucharadas de azúcar

una cucharada de aceite de almendras

Aceite de coco.

Preparación y uso:

En un bol agrega casi todos los ingredientes para incorporarlos de manera homogénea. Debes reservar el aceite de coco.

También Puedes Leer  Temía mostrar mis manos debido a las manchas feas. Pero ahora todos me preguntan qué tipo de crema uso.

Cuando la mezcla esté lista aplícala en las zonas donde tengas estrías con masajes circulares hasta que absorba la preparación.

Luego date una ducha y después de secarte aplícate el aceite de coco en la piel para hidratarte. La clave es nutrir lo más que s epoda la piel, y el mejor momento es después de la ducha.