Buches con aceite para acabar con el mal aliento y por si fuera poco, desintoxicar el cuerpo

Nuestra salud en todos los aspectos es algo que debemos cuidar y velar con sumo cuidado ya que al más mínimo descuido es posible que nuestro cuerpo reaccione de una manera poco adecuada desencadenando algunos problemas.

Son muchas las personas que cuidan de su salud en todos los aspectos y se mantienen siempre sanas, sin embargo hay otras que se cuidan, o creen que lo hacen, descuidando un aspecto sumamente importante, la salud bucal.

A pesar de que se diga que la salud bucal es solo parte de la estética esto también influye en nuestra salud, una mala higiene bucal puede desencadenar enfermedades peligrosas que sería mejor evitar.

Hoy nosotros queremos ayudarte a que evites estos problemas provocados por la mala higiene bucal, es más, estamos totalmente seguros que con esta información que te daremos hoy tus dientes y tu boca estarán en perfecto estado y lo mejor de todo muy saludable. Presta mucha atención.

Mejora tu salud bucal con aceite de coco

Muchos de nosotros anhelamos tener una sonrisa de revista y eso lo podemos lograr si tenemos la higiene adecuada y esto se logra asistiendo de forma periódica al odontólogo y además manteniendo una buena higiene en casa.

Son muchos quienes creen que con solo cepillar sus dientes basta para que estos queden libres de gérmenes y se mantengan totalmente perfectos sin embargo hay algo más que puede ayudar a esto y se trata de un enjuague bucal casero.

Hoy queremos hablarte de un enjuague bucal casero que te ayudará a mantener tu sonrisa totalmente hermosa y tu boca con una excelente higiene así que no te vayas a perder esta información que dejamos a continuación.

Se trata de un enjuague bucal casero a base de aceite de coco que puedes emplear para eliminar las bacterias de tu boca, las que causan la placa y el mal aliento.

Necesitarás

  • 1 cucharada de aceite de coco orgánico
  • Cepillo de dientes
  • Crema dental

Modo de empleo

Lo que debes hacer es colocar el aceite en tu boca y lo masticarás por al menos 20 minutos y con tu lengua trata de hacerlo llegar a todos los lugares de tu boca, recubriendo cada espacio, enjuaga muy bien evitando hacer gárgaras.

Luego escupe en la papelera y procede a enjuagar tu boca con agua tibia. Luego de esto cepilla como de costumbre con tu cepillo de dientes y tu dentífrico favorito.

Puedes hacerlo 2 veces a la semana o todos los días durante 15 días y comenzarás a ver los resultados.